Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de Música

Delicias vocales de tú a tú

Imposible cantar mejor. Tanto la tesitura como la manera de decir fueron perfectas. Nos referimos a la sesión que, el pasado martes, inauguró la temporada musical de invierno del Caixafòrum de Palma. Con un programa dedicado a músicas del exilio, la «Migrant music» como a veces se denominan esas canciones que viajan de un país a otro y que llevan consigo los emigrantes. De esta manera podemos encontrar armonías de tango en Italia y elementos napolitanos en Argentina. La música, como bien dice el título del espectáculo, no tiene fronteras.

Sí, hemos calificado el concierto de espectáculo. Y lo fue, pues además de cantar, Vincenzo Capezzuto se movió sobre el escenario para explicar, de forma poética, la temática de los diferentes bloques. Todo ello bajo la dirección de Claudio Borgianni.

Voz aguda, muy apropiada para esas obras que la cultura popular ha conservado y enriquecido. Obras como Ho visto Nina volare de Fabrizio De André, Adío querida (Tradicional sefardita), Ceibo, ceibo, zuiñandí de Carlos Guastavino, Por la mar chica del puerto de Mayte Martín, Amara terra mia de Domenico Modugno o incluso otras del repertorio culto como Lamento della ninfa de Claudio Monteverdi. Capezzuto canta de tú a tú, como si cada uno de los asistentes estuviera solo con él en la sala de estar de su casa. Recital íntimo, apacible y por supuesto próximo.

Y la cosa sería diferente sin las aportaciones instrumentales de un trio de lujo, el formado por Luciano Orologi al clarinete y percusiones, Giancarlo Bianchetti a la guitarra y Marco Forti al contrabajo. Exquisitos todos ellos.

Compartir el artículo

stats