Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música
Reyes Torío Cantante, productora

Reyes Torío: "En la música faltan mujeres técnicas, productoras, directoras de discográficas... no solo tienen que tocar el piano y cantar"

La que fuera cantante de Dinamita Pa los Pollos participa este jueves en la Fira de la Música de Manacor

Reyes Torío, una mujer que conoce la profesión de músico desde las entrañas.

Conciertos, conferencias y mesas redondas conforman la programación de la Fira de la Música de Manacor, cita que tendrá lugar en distintos puntos de la capital del Llevant del 2 al 6 de diciembre y que recoge el testigo del ciclo Manacor amb la Música que se celebró entre octubre y diciembre de 2020. La Fira se inaugurará el próximo jueves con una conferencia dedicada al papel de la mujer en la industria que correrá a cargo de Reyes Torío, la que fuera cantante y compositora de Dinamita pa los Pollos, grupo que logró un disco de oro en 1989. «Una mujer de referencia dentro del sector que ha dirigido una discográfica, ha organizado festivales y conoce la industria desde las entrañas», ha destacado Carles Grimalt, delegado de Fires. El acto tendrá lugar en el auditorio del Conservatori de Música de Manacor.  

A finales de los 80 usted revolucionó los escenarios con su banda Dinamita Pa los Pollos. ¿Dónde residía la pegada de aquel grupo?

Dinamita Pa los Pollos fue un grupo un poco atípico. Éramos tres cantantes, dos chicas, mi hermana Nela y yo, y un chico, Javier Zaitegui, con una música muy desenfadada, muy alegre y gamberra, con algunas letras muy divertidas. Nos tomábamos muy poco en serio, y a los demás menos todavía. Siempre estábamos de juerga. El pasárselo bien era nuestro objetivo.

¿Nunca ha pensado en resucitarlo?

No, y ha habido bastantes ofertas. Aquello era algo muy de adolescentes. Cuando empezamos el más joven tenía 14 años y el mayor, 21. Éramos unos críos. Hacer eso a esa edad es muy divertido pero hacerlo a los 50 sería patético. Otra cosa sería revisitar la banda, que es lo que he hecho en Estados Unidos, donde he grabado dos o tres temas de los Dinamita en inglés para el mercado americano con una banda eléctrica americana en el estudio de Foo Fighters. 

Dice que la suya era una propuesta divertida. ¿La música actual también le divierte?

No especialmente, salvo grupos muy divertidos como Ojete Calor o Ladilla Rusa, enmarcados en un pop súper desenfadado. El reguetón y el trap no me parecen nada divertidos. El trap, que tiene unas letras interesantes, musicalmente me parece muy aburrido, tristón, un coñazo. 

¿Qué tiene que hacer un grupo hoy en día para trascender y no quedarse en el anonimato?

Siempre ha sido complicado, porque nadie conoce la fórmula mágica del éxito. El factor suerte influye mucho. Quizás hoy en día es más difícil porque los medios de comunicación, como las radios o la tele, que antes resultaban vitales, ya no tienen apenas importancia para la música. Hoy todo pasa por las redes sociales. Una banda tiene que, primero, tocar para divertirse; segundo, ganarse un público fiel, cercano, que es el que te irá encumbrando, haciendo boca a boca; y tercero, estar muy presente en redes sociales. Eso lo hacen muchos grupos, y a unos les sale bien y a otros, no. 

¿Qué le enseñó una aventura como la de Al·leluia Records, la discográfica que creó a finales de los 90?

Cuando estaba en Dinamita me interesé mucho por la parte de la producción, composición y dirección artística, más que por la performance en sí. Cuando empecé a estar cansada del grupo me ofrecieron producir a bandas catalanas y me fui de Bilbao a Barcelona, donde monté Al·leluia. La cosa empezó con dos bandas a las que yo había producido y de las que me había encariñado. Tenían unos contratos leoninos y la única manera de tirar para adelante era montar una discográfica nosotros y arriesgarnos a que nos denunciaran. Así empezó y acabamos con más de cien referencias, algunas mallorquinas, como Ocults o Tomeu Penya. Disfruté mucho con la producción, el estudio me apasiona, no tanto la gestión. Aquella aventura me permitió perfeccionar la profesión.

¿Cuál es el mayor desafío al que se enfrentan hoy las discográficas?

Las discográficas lo tienen fatal, porque la venta de discos prácticamente está desaparecida e irá a peor. A finales de los 90 ya no lo veía claro, por eso cerré la discográfica en los 2000. No sé si en el futuro habrá discográficas. Creo que al final los artistas acabarán editando un disco, publicándolo, habrá compañías de promoción y publicidad, también mánagers, pero la discográfica tendrá cada vez menos importancia, hasta desaparecer.

¿En qué anda metida actualmente?

He creado una emisora nueva, toda hecha por mujeres, de contenido cultural y feminista. También estoy produciendo festivales hechos íntegramente por mujeres. Festivales en los que las protagonistas no solo son las mujeres artistas, también las técnicas de sonido, de luces, seguridad... Organización 100% femenina.  

Históricamente, ¿qué trato le ha dado la industria musical a la mujer?

Nefasto. En la parte artística a la mujer siempre se le ha tenido que tolerar, porque no quedaba otra, pero en la parte industrial, ha sido un desastre... Hasta mi llegada, en los 90, había habido solo una mujer productora de estudio en España, que fue Mariní Callejo [descubridora de conjuntos como Los Brincos y Fórmula V]. Y detrás de mí han aparecido solo dos o tres más. Directoras de festivales, ninguna; y directoras de discográficas, muy poquitas. Y si hablamos de ténicas o arreglistas, pues lo mismo. Queda mucha tarea por hacer.

Según un informe de Women in Music, las mujeres cuentan con una presencia del 30 por ciento dentro de las artes musicales, frente a los hombres, con un 70 por ciento de participación.

Si contamos la parte artística, es decir, cantantes, instrumentistas y compositoras, es probable que estemos en esos porcentajes, pero en la parte industrial (directoras de discográficas, productoras, técnicas) no se llega al 30 por ciento ni de coña. Si somos un 3 por ciento, ya vamos que chutamos. 

¿De qué depende que se detenga esta brecha de género?

De que cada vez más mujeres nos metamos en esto. Las mujeres necesitan un referente. Es muy difícil hacer algo que nadie ha hecho por delante de ti, y ser tu la pionera. Yo no tuve nadie en quien fijarme y aprender. Faltan referentes y hay que animar a las chicas para que miren la música de otra manera, que no se acoten nada y piensen que pueden hacer cualquier papel en la música, no solo cantar o tocar un instrumento. Y si es un instrumento que no solo sea el piano, típico entre las mujeres. Hay guitarristas y baterías mujeres espectaculares. ¡Chicas, lo podéis hacer todo! Lo que pasa es que en la cúpula de mando sigue habiendo hombres, y les cuesta más contratar a mujeres. 

¿A qué males se enfrentan las mujeres en este sector?

Discriminación, acoso sexual, escasez de oportunidades para el progreso profesional, brecha salarial, falta de visibilidad... Para darle a la mujer un puesto cualquiera le piden que sea tres veces mejor que cualquier hombre con el que compite. Y muchas veces, si lo consiguen, cobrarán menos por el mismo trabajo. 

¿Hay estilos musicales en los que la presencia de la mujer es menor?

Faltan directoras de orquesta y compositoras de banda sonoras. También escasean mujeres en el jazz. Hay muchas cantantes pero pocas instrumentistas en el jazz. Tampoco hay mujeres que toquen secciones de viento en el rock. Quizá en el pop sea donde más mujeres puedes encontrar, en el rock baja bastante, y en el jazz, la presencia es simbólica.

En otros países existen colectivos que buscan fortalecer la red de trabajadoras del sector con perspectiva de género. ¿Y en España?

En España de momento solo hay una asociación, y es muy joven, la montamos hace solo dos años: MIM (Mujeres en la Industria de la Música). De momento solo somos unas 300. Queda mucho por hacer. La cultura nunca es prioridad de ningún gobierno, y menos con la situación en la que estamos, y menos aun cuando hablas de cultura y solo de mujeres. El gobierno actual podría hacer muchas cosas, otra cosa es que quiera.

Si no lo hace éste, el gobierno con más mujeres ministras, ¿quién lo hará?

Por eso estoy tan desanimada. Si no avanzamos con este gobierno y damos pasos importantes... A ver si en lo que queda de legislatura conseguimos hacer más ruido. 

Compartir el artículo

stats