Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La espada talayótica de Puigpunyent no es la única: Mallorca, tierra de espadas

Existen otras 16 armas talayóticas, aunque dos de ellas han desaparecido - El Museu de Mallorca expondrá en 2022 gran parte de las que se conservan

Dibujos de las 19 espadas talayóticas de Baleares. DELIBES, CARRERAS, FERNÁNDEZ-MIRANDA, SALVÀ Y OTROS.

La espada talayótica hallada en Puigpunyent en 2019 y de la que recientemente se han dado a conocer una serie de conclusiones a partir de los resultados de varias analíticas no es la única de la misma época hallada en Mallorca, aunque sí podríamos decir que es la más mediática, pues su hallazgo se ha hecho prácticamente viral.

En décadas anteriores, los yacimientos de la isla dieron también gratas sorpresas a los arqueólogos, que llegaron a desenterrar un total de 16 espadas. Si se suma la de 2019, la contabilidad de espadas talayóticas mallorquinas asciende a 17. De Menorca, se conservan dos.

Muchas de ellas están localizables, pues están depositadas en museos, pero algunas de ellas están en paradero desconocido. «Por ejemplo, la que se encontró en Son Burget no sabemos dónde se encuentra. Sí hay una copia de la misma en el Museu Arqueològic de Catalunya, en Barcelona», explica quien más sabe de la materia en la isla, el historiador y arqueólogo Bartomeu Salvà.

Encuentran una espada del 1200 A.C. en el Talaiot de ses Abelles en Puigpunyent Bartomeu Font

Tal y como recoge el autor junto a otros especialistas en un artículo científico publicado recientemente en Journal of Archaeological Science, en el Museu de Mallorca hay restos de cinco espadas que forman parte de la colección: la del Serral de ses Abelles, que es la de Puigpunyent hallada por Jaume Deyà, dos de Son Matge y dos más de Can Jordi. Según el listado elaborado por Salvà, en el Museu de Lluc hay dos armas de este tipo: una procedente de ses Salines y otra que quizá provenga de Son Bauçà. En el de Artà, constan dos en la tabla, una de Son Burget y otra de Son Foradat. Desde el museo informan que solo hay una, de Son Gallego, y que posiblemente haya un error en el artículo. En el museo de Barcelona (provienen de las excavaciones de Josep Colominas y de las compras que se hicieron de colecciones privadas) hay varios restos depositados de espadas mallorquinas: dos de Alcúdia, una de Son Oms, y tres más de Mallorca: una de es Mitjà Gran y dos de Lloseta.

Espada de bronce de Son Gallego, conservada en el Museu d’Artà.

Espada de bronce de Son Gallego, conservada en el Museu d’Artà. J. DEYÀ

Por último, hay una de origen desconocido en la colección de la Universidad de Sevilla y otra hallada en Son Reus que está en paradero desconocido.

El año próximo, en vistas del interés que ha despertado el hallazgo de Puigpunyent, el Museu de Mallorca expondrá todas las espadas talayóticas localizadas en la isla que están depositadas en la propia Ca la Gran Cristiana, en Lluc y en el Museu d’Arqueologia de Catalunya.

En cuanto al uso de estas piezas, Salvà insiste en que las palabras deben usarse bien. «Sí eran armas, otra cosa es que no fueran muy efectivas para matar porque no cortan. Es el caso de la de Puigpunyent, algo que hemos podido confirmar gracias a las analíticas», comenta. «Al no ser armas prácticas para la guerra por su escasa efectividad, se les dio un valor más simbólico, de emblema», sostiene. «En aquella época claro que había enfrentamientos, pero no luchaban con espadas», revela. Otra cuestión a tener en cuenta, es que estas espadas, de las que existen tres tipologías según la forma, «en muchas ocasiones aparecían con otros objetos, en depósitos de metales, es como si fueran el tesoro familiar», indica. «Cuando abandonan los talayots o las navetas, hacían todo un ceremonial y dejaban ese tesoro que en realidad es de la casa. Y cuando se van a la nueva, como acto fundacional, se llevan la espada. Debían ponerla en un espacio visible como si fuera el escudo familiar y toda su historia. Son reliquias con una biografía que pasan de generación en generación», concluye.

Espada de ses Talaies de Can Jordi (Santanyí), depositada en el Museu de Mallorca.

Espada de ses Talaies de Can Jordi (Santanyí), depositada en el Museu de Mallorca. Arxiu Museu de Mallorca

Compartir el artículo

stats