Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Macarena Gómez: "Debo aprender a saber imponerme mejor"

La actriz es ahora, también, productora. Debuta en ello con 'Polar'. Confiesa que lo que ahora más le motiva es "ayudar a levantar proyectos y que otros puedan cumplir su sueño"

Macarena Gómez.

Macarena Gómez es una de las actrices más camaleónicas del cine español. Tras más de veinte años delante de las cámaras, en Polar, su última película, se estrena como productora. Cuenta que necesitaba "poner en pie una historia" y contarla a su manera. "¿Por qué limitarme a dar vida a los personajes que me ofrecen cuando puedo ser yo la que decida qué personajes hacer?", comparte. El resultado es Polar, un homenaje al género de cine policiaco francés, donde asume la producción «al completo», desde la búsqueda del dinero para rodar la cinta hasta "la última palabra en la copia final".

¿Qué te quita más horas de sueño, actuar o producir?

No lo dudo ni un instante: producir. Y eso que ha sido muy complicado porque, no solo he producido la película sino que la he protagonizado. Casi todo el rodaje fue de madrugada. Me levantaba con la intención de estudiarme las secuencias y todo lo que recibía eran llamadas de producción con problemas de última hora que había que resolver. Y yo decía [con voz temblorosa] ‘pero que no tengo tiempo para dedicarle a mi personaje’. Me acuerdo que, esos días, decía ‘nunca más, nunca más’, pero ya me están entrando ganas otra vez.

Entonces ha sido un poco, yo me lo guiso y yo me lo como.

Sí, y ha sido muy complicado porque me faltaban horas. He aprendido muchísimo y ha sido como un curso intensivo de producción. Durante el confinamiento aprendí, de forma online, mucho de producción y, produciendo esta peli, aún más. Una vez tuve el dinero lo hice a marchas forzadas. No me quedaba otra que aprender.

¿Producir era tu sueño?

Ha sido un sueño en los últimos años. Cuando empecé como actriz no era mi objetivo pero ahora me lo estoy tomando muy en serio y ya estoy intento levantar otros proyectos.

¿Este paso responde a una necesidad de crecimiento profesional?

Sí, llevo 22 años trabajando en proyectos y contando historias de otros y había llegado el momento de contar mis historias de la manera que yo quería contarlas. ¡Me habían llegado tantos guiones antes de decir que quería producir! He recibido guiones maravillosos y siempre pienso ‘qué pena que no haya nadie que los ayude’. Quiero ayudar a levantar proyectos y que otros puedan cumplir su sueño. Así es como empezó todo. Me da mucha rabia que haya por ahí historias maravillosas que no se puedan contar.

Macarena Gómez durante el rodaje. Levante-EMV

Le das ahora más valor a ese otro lado que, cara al público, pasa desapercibido.

Cuando empecé a producir mi peli le mandé un mensaje a Sergio Caballero, el productor de «La que se avecina», y le dije, ‘os entiendo tanto’. Me he dado cuenta de que es mucho más difícil producir que actuar. Mi labor no solo era conseguir la financiación porque he hecho casi de jefa de producción. He contratado a todo el equipo técnico y artístico, pedido permisos, localizaciones, he lidiado con todo el mundo... ha sido todo muy complicado. Cada uno tiene sus necesidades y había que cubrirlas y, como digo siempre, he tenido que comerme mi propio ego y lidiar con el ego de todo el mundo.

Bueno, has disfrutado de un poder que como actriz no tenías.

No he tenido tanto poder. ¿Por qué digo esto? todavía debo aprender a saber imponerme mejor. Y hasta aquí puedo leer.

A nivel de producción, ¿en qué momento está el cine español?

El comentario ese de que no existe dinero para el cine llevo escuchándolo desde que me dedico a esto, pero sin embargo, cada vez hay más ayudas, métodos y formas de conseguir incentivos fiscales para poder financiar la cultura. Yo me he acogido a esto. Creo que con las plataformas se está viviendo un momento maravilloso y hay mucha producción. La sede internacional de Netflix en Europa está en Madrid. En este periodo pandémico, en muchos otros países, los actores no trabajaban y aquí se estaban rodando series para Netflix. Creo, sinceramente, que la industria cinematográfica está viviendo un momento muy bonito.

¿Has sentido, precisamente por esa doble vertiente, una mayor responsabilidad a la hora de actuar?

Totalmente porque sé que, si al actuar no ejerzo bien el papel de actriz no me van a volver a llamar, pero a ser la productora... sé que hay 50 miembros del equipo que dependen de mí y todo es más complejo.

¿Repetirías en esta dualidad?

Depende del día. Hay días que digo ‘nunca más’ y otros digo ‘por qué no’. En esta película estoy en todas las secuencias y el protagonismo ha sido absoluto. A lo mejor repetiría pero no con tanto nivel de trabajo.

Una escena de la película. Levante-EMV

¿Cuándo tienes previsto que se estrene?

Ahora llega otro proceso complicado, el buscar distribución, plataformas... empieza lo más duro.

Como compañera de profesión. ¿Por qué crees que ensalza a Penélope Cruz más fuera que dentro de España?

El deporte nacional es la envidia. Yo soy muy fan de Penélope Cruz. Me vuelve loca. Tuve hasta el valor de llamar a su repre para que saliera en mi peli... En España no existe la figura de estrella de cine y en Francia los actores son personas muy reconocidas.

Un poco de chovinismo, a veces, no nos vendría mal.

Claro que no, pero ese es el gran problema de este país. Aquí parece que no está bien visto presumir de lo que tienes.

Has hecho mucho cine pero tu popularidad sigue vinculada a Lola de 'La que se avecina'. ¿Te molesta?

Al principio me molestaba un poco pero ahora, cuando me ven por la calle, ya me llaman Macarena y eso me produce una gran satisfacción. No quiero que me desvinculen de ella porque llevo 13 años viviendo de «La que se avecina».

En tu cuenta oficial de Twitter te defines como "Asesina en serie, vecina extrovertida, prostituta sin dientes, cornuda, perseguida por fantasmas, roba glándulas, punki en la movida y actriz". ¿Solo eso?

Son algunos de los personajes que he hecho pero veo que tendré que actualizarlo... Soy más de Instagram porque allí me muestro tal y como soy.

A veces no quedamos en los photocall y en lo superficial, pero ¿cómo es la Macarena del día a día?

Estas cosas me dan una vergüenza... seguro que la gente tiene una imagen de mi por ser la Lola ('La que se avecina') pero difiero muchísimo de ella. Soy una persona muy disciplinada, con las ideas muy claras y sobre todo muy trabajadora. Mis padres me educaron para intentar conseguir todas las cosas por mis medios y a esforzarme y así, como ves, soy.

Compartir el artículo

stats