Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todas las caras de la renovación del Museu Juan March de Palma

Su nuevo director, Pablo Pérez d’Ors, dinamizará el centro con un programa de actividades

Javier Gomá, María Aparicio Munar, Pablo Pérez d’Ors, Manuel Fontán y Guillermo Nagore, ayer, en el Museu Fundación Juan March. | MANU MIELNIEZUK

Nuevas caras y facetas en el Museu Fundación Juan March de Palma, que mira al futuro buscando por una parte la complicidad del entorno y el espectador local a través de un ambicioso programa de actividades y por otra un mayor alcance de sus contenidos a través del ámbito digital. Estos nuevos retos se combinan con varias renovaciones del espacio de la calle Sant Miquel. Por un lado, se va a reforzar la señalética del museo en el exterior. Una parte de ella ya se ha instalado. La finalidad, «dejar de ser invisibles en la vía más transitada y comercial de Palma», expone el director de Museos y Exposiciones de la Fundación Juan March, Manuel Fontán, hasta el pasado abril director del centro artístico de Palma.

La puerta de entrada a la pinacoteca ha sufrido también modificaciones. Anteriormente, el visitante accedía por el patio, que ahora ha sido acristalado; actualmente, el acceso se realiza por el antiguo escaparate de la tienda, que se ha acondicionado como recepción de visitantes. Con este cambio, el museo ha ganado una sala más, que está dedicada a la escultura. En este caso, se han instalado piezas de Baltasar Lobo, Josep Guinovart, Jorge Oteiza y una nueva escultura volante de gran formato de José María Yturralde. Las piezas irán rotando.

El oscuro salón de actos es ahora una sala multiusos luminosa, donde se pueden celebrar charlas, llevar a cabo talleres o realizar consultas de libros.

En las salas de exposición de la colección y de otros proyectos temporales se ha mejorado la iluminación y los sistemas de seguridad, optimizando el recorrido. En el tercer piso, se ha acondicionado otra sala-biblioteca que también servirá para encuentros entre profesionales o consultas bibliográficas. Por último, en una zona de despachos, una bonita terraza con vistas a algunos de los campanarios de Ciutat podrá ser utilizada para eventos íntimos.

La nueva entrada al museo de la calle Sant Miquel de Palma. | MANU MIELNIEZUK

El nuevo director de la Juan March en Palma, Pablo Pérez d’Ors (Pamplona, 1979), explicó que uno de sus objetivos era acercarse al público local y al visitante más o menos asiduo de Palma. Una labor que pretende conseguir no sólo con el programa expositivo de calidad que viene desarrollando la fundación desde hace años (proyectos de carácter internacional, otros experimentales y algunos dedicados a artistas de la colección), sino poniendo en marcha un programa de actividades atractivo, que será diseñado también por la responsable de este campo, María Aparicio Munar. En este sentido, dará comienzo este mes de octubre el ciclo La Conversación, que llevará por título en esta primera entrega: Prestar atención, aprender a mirar y educar los sentidos. Los invitados de estas entrevistas serán Antonio Ballester Moreno (día 6), Javier Arnaldo (día 20), Pablo Helguera (3 de noviembre), María Acaso (17 de noviembre) y Luis Camnitzer (1 de diciembre).

El programa educativo también se va a ver reforzado, así como el «acercamiento a la Universitat de les Illes Balears», «es algo que veo primordial y necesario», comenta Pérez d’Ors, con experiencia en la National Gallery de Londres, la Frick Collection de Nueva York o el Museo de Arte de Ponce en Puerto Rico. También se fortalecerán las relaciones con otras instituciones museísticas y culturales de la isla. «Nuestra intención es reinventarnos como centro de cultura en la isla», subraya el director, quien avanza que otra de las líneas será impulsar el concepto de Mediterráneo en sus diferentes facetas.

La puesta a punto de la Juan March también se ha producido en el entorno digital. Además de contar con nueva web, la programación del centro de la calle Sant Miquel contará con los canales de difusión de la Fundación Juan March, que no son pocos. Entre ellos, Canal March, los podcast o la posibilidad de realizar algún vídeo-ensayo que estaría disponible en la plataforma Filmin.

Todos estos cambios en el museo coinciden con los treinta años de la creación de la institución en Palma.

Compartir el artículo

stats