Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine

Gustavo Salmerón: «Mallorca sería el lugar ideal para un gran festival como el de Venecia»

El director presenta a las 20 horas ‘Muchos hijos, un mono y un castillo’ en el Cine Rivoli e impartirá una clase magistral este lunes en el Festival de Cine Ítalo-Español

Gustavo Salmerón: "Presentar 'Muchos hijos, un mono y un castillo' en Mallorca está siendo muy satisfactorio porque la veo con otros ojos" G. Bosch

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Gustavo Salmerón: "Presentar 'Muchos hijos, un mono y un castillo' en Mallorca está siendo muy satisfactorio porque la veo con otros ojos" Guillem Porcel

Las vicisitudes de la vida llevaron al actor y director Gustavo Salmerón (Madrid, 1970) a rodar durante varios años Muchos hijos, un mono y un castillo, su primer largometraje documental. El resultado fue un éxito de crítica y público tanto en España como fuera. 

Explica que la película tuvo un gran recorrido por todo el mundo desde que se estrenó: «Estuvimos un año y medio viajando a festivales internacionales. Ahora vuelvo a ella para presentarla aquí y está siendo muy satisfactorio porque la veo con otros ojos». Defiende que Mallorca sería «el lugar ideal para un gran festival de cine como el de Venecia» porque se trata de un lugar «espectacular en todos los sentidos».

El filme fue una experiencia que marcó su carrera porque tuvo que hacer un «esfuerzo titánico» para sacarla adelante: «Sabía que la película podía tener cierto éxito, pero no me esperaba hacer tanta taquilla. Fue una experiencia cinematográfica especial. Me ha servido para ver a mi familia de una forma totalmente distinta, con otros ojos». 

La película surge de muchos ensayos que iba haciendo a lo largo de los años con su cámara: «Eran ejercicios estilísticos en los que buscaba ser el cronista de una época y una familia en particular, pero todo eran palos de ciego». A medida que iba viendo el material, las imágenes fueron atrapándole y decidió hacer un mediometraje que se acabó convirtiendo en un largometraje cuando se dio cuenta de que necesitaba más tiempo para contar lo que quería. «Ha sido un trabajo lento, de muchos años, poco a poco. No había un guion previo», declara.

Uno de los puntos más destacados del filme es la espontaneidad, tanto de la actriz como de la cámara: «En la ficción se ve cierto artificio, por eso cada vez hay más gente viendo cine documental. No había intención de hacer un filme al principio, fue una idea que se fue construyendo a medida que iba pasando el tiempo».

 Salmerón confiesa que El desencanto de Jaime Chávarri es una de las mayores influencias de la película «porque es una de las grandes obras maestras del cine español»: «Es como la cara opuesta». A pesar de ello, la referencia que siempre tuvo en mente fue Grey Gardens: «Tiene un punto más de locura y de naturalidad, menos impostado».

Además, el director admite que la gran acogida internacional le cogió por sorpresa, mientras seguía asimilando el éxito en España. En China, cuenta, se le acercaban algunos espectadores y le decían que su madre les recordaba a las suyas: «Al final te das cuenta de que estás tocando temas universales. Hay algo en las historias localistas que, si profundizas mucho, te lleva inevitablemente a hablar de situaciones compartidas».

Compartir el artículo

stats