Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Blas Cantó Músico

«Eurovisión me ha hecho más fuerte, como músico y también como ser humano»

«En Mallorca pasé mi postadolescencia y esa etapa te marca para siempre; aquí tuve mis primeras ilusiones, desencuentros y decepciones»

Blas Cantó: "Americana es una canción que me ha salvado la vida" Guillem Bosch.

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Blas Cantó: "Americana es una canción que me ha salvado la vida" Gabi Rodas

El último representante de España en Eurovisión regresa con un nuevo tema, el single ‘Americana’, una balada pop que supone el adelanto del que será su próximo disco, un tema que, según confiesa, «me ha salvado la vida»

¿Qué es ‘Americana’?

Americana es una canción que ha llegado en el momento exacto. Es una canción que me ha salvado la vida. Después del momento más difícil de mi vida llega este tema, con un rayo de luz para mí, y eso es importante, no solo a nivel profesional, sobre todo personal.

¿Cómo se produjo el flechazo entre los californiamos Echosmith y Blas Cantó?

Con Echosmith nos conocimos hace seis años y luego dejamos de tener contacto. Echosmith había trabajado recientemente con mi A&R en Warner, y pensamos que la voz de Sydney quedaría muy bien en la canción, sobre todo porque es un grupo muy fresco. El covid nos permitió que viniera a grabar. La tenía desde hace dos años. Si la hubiera sacado antes a lo mejor no la habría cantado con Echosmith, es decir, que llega en el momento exacto. Y la verdad, me gusta mucho su estilo. Ya quedé enamorado de ellos con su éxito mundial Cool Kids.

¿Dónde cree que reside la fuerza de una banda como Echosmith?

En su manera de componer, de tocar en el escenario. Me gusta mucho que Sydney sea la capitana. En un mundo gobernado por los hombres durante tanto tiempo y en el que existe tanto machismo, que venga ella tocando su piano, liderando el grupo, componiendo, cantando, haciendo todas las labores de promoción... eso a mí me enamora mucho.

Hay canciones que pueden dar un giro a la carrera de un artista. ¿Podemos hablar de un nuevo Blas Cantó?

Creo que una canción como Americana oxigena mucho lo que vengo haciendo. Con ella arriesgo un poco más. Es importante para mí no hacer siempre lo mismo, como artista me aburriría muchísimo cantar Él no soy yo en bucle. Creo que ahora es el momento de probar nuevos horizontes.

¿Cómo es el amor que defiende una balada como ‘Americana’?

Libre, valga la redundancia. Con el videoclip hemos buscado un amor de película, pero un amor de película adaptado a los nuevos tiempos. El director, Román Reyes, me preguntó: ¿Cómo quieres que sea la chica del videoclip? Yo le dije que por qué tenía que ser una chica. Vamos a acercarnos a lo que el mundo necesita, vamos a romper roles y ser libres de verdad, le contesté.

En los últimos tiempos parece que se ha disparado el odio hacia lo diferente. ¿Hay vacuna contra el odio?

Están en ello, aunque van más lento que con las del covid (risas). Creo que sobre todo hay mucho miedo. Más que prejuicios yo lo llamaría miedo. Miedo al libre pensamiento, a la libertad, y creo que eso tiene que ver mucho con la educación. Sin una buena educación, no existe esa libertad. Desde pequeñitos nos tienen que enseñar a ser libres.

¿Defiende la música como una herramienta educativa?

Claro. He tenido referentes que me han enseñado a ser libre.

¿Por ejemplo?

Yo amo la música de Céline Dion. Y siendo ella de una familia muy católica es una mujer que ama la libertad, lo expresa a través de sus canciones, enseña al mundo a decir cosas bonitas. Me siento orgulloso de lo que me han enseñado mis maestros, a ser libre, y yo trato de hacer lo mismo con las nuevas generaciones. No me considero ningún maestro pero es verdad que siempre dejas huella en alguien, y quiero que esa huella sea bonita.

A su abuela se la llevó el covid. ¿Qué opina de los negacionistas?

Insisto, es el miedo el que te hace cerrarte en banda. Entiendo el miedo pero lo que no entiendo es que le demos la espalda a la ciencia.

¿Cuándo lo podremos escuchar y qué puede adelantar de su próximo disco?

Espero que salga en el primer trimestre y que la covid, que lo retrasa todo, no nos afecte. La industria ha cambiado, pero sigo haciendo canciones. Ya no espero sacar un disco de canciones inéditas, sino un disco con las canciones que han marcado esta etapa de mi vida, y con otras inéditas, por supuesto, pero es cierto que todo ha cambiado. Bienvenida la vuelta del vinilo pero lo que ahora está gobernando el mundo es el streaming y hay que adaptarse a él.

El músico Blas Cantó, ayer en los jardines del hotel Can Bordoy.

El músico Blas Cantó, ayer en los jardines del hotel Can Bordoy. GUILLEM BOSCH

¿Se siente cómodo con el streaming?

No, porque crea más presión a los artistas. El arte, la inspiración, se toma su tiempo, y esto es otra cosa. No digo que sea mejor o peor, pero no estoy cómodo. Me cuesta adaptarme, pero lo conseguiré.

Si existe un máster en presión ese es el festival de Eurovisión. ¿Está de acuerdo?

Sí. Además yo fui con un extra de emoción a mis espaldas, por la pérdida de mi padre y de mi abuela. Tuve algunos momentos de debilidad en Róterdam. Yo hablé ante la prensa de lo que sentía mi corazón y no quise que se confundiera con una historia que quería vender. Leí en algún medio que hablaban de oportunismo y eso me hizo sentirme muy mal. Toda esa presión estaba encima de mí, y hay que saber canalizarla, y la única manera de hacerlo es cuidando la salud mental.

¿Cómo logró recargar las pilas tras su paso por Eurovisión?

Durmiendo. Llevaba dos años sin dormir. Y necesitaba estar un tiempo sin hacer nada. Me fui a Gran Canaria con la familia, y ahí estuve un mes entero sin hacer nada.

¿Eurovisión le ha hecho más fuerte?

Sí, como músico y también como ser humano. Estoy orgulloso de lo que hice en aquellas circunstancias. No he visto mi actuación. Todavía no estoy preparado para ella. Sé que me va a doler recordar la situación personal que viví.

¿Qué relación mantiene con Mallorca?

Siempre me he sentido como en casa en Mallorca. Tengo muchos recuerdos de Calvià, de Palmanova, de Palma, de s’Illot... Aquí pasé mi postadolescencia, y esa etapa te marca para siempre. En esta isla tuve mis primeras ilusiones, desencuentros y decepciones. Y aquí hice también los discos de Auryn, con Daniel Ambrojo.

¿Qué le enseñó Auryn?

Casi todo, por no decir todo. Auryn me enseñó a no tener prejuicios en probar otros estilos, a trabajar en equipo, a respetar a los demás, y también a vivir.

Compartir el artículo

stats