Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Catálisis | Zorba no llenó la Salada Magna

Gracias a su ayuntamiento, la Palma de los años ochenta fue la Atenas de Pericles. En aquella década prodigiosa, el periodista conocía un día a Leonard Cohen, y a la mañana siguiente al también griego Mikis Theodorakis, practicante de la revolución cotidiana. Dejemos Zorba a la vulgaridad para quedarnos con la emoción de contemplar su interpretación de Z en una Sala Magna Salada del Auditórium. Que no llenó, aunque los 1.200 fieles ovacionaron en pie. Tuvimos tanta cultura que no dábamos abasto, casi da vergüenza recordarlo.

Compartir el artículo

stats