Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

C. Tangana: «Luchamos a favor de la inocencia y espontaneidad»

El artista presentó ayer en el Atlàntida el corto ‘SANTOS’ junto a Santos Bacana y Rogelio González

El artista C. Tangana, ayer, en el Parc de la Mar de Palma.

El artista C. Tangana, ayer, en el Parc de la Mar de Palma. G. Bosch

Little Spain es uno de los proyectos artísticos más únicos y ambiciosos que ha surgido en España en los últimos años. Fueron los encargados de producir y crear todo el apartado visual de El Madrileño, el último disco de C. Tangana, gran éxito musical de 2021.

El artista presentó ayer en el Atlàntida Film Fest el cortometraje SANTOS, rodado en Los Ángeles, acerca de la figura del director Santos Bacana, responsable de algunos de los videoclips más emblemáticos del artista. La idea surgió a principios de 2018, cuando Rogelio González viajó a Los Ángeles para dirigir un proyecto que terminó siendo cancelado. Aprovechando que se había desplazado hasta allí, decidió quedarse un tiempo en casa de Santos, a quien había conocido en Las Vegas hacía algunos meses. Durante esos días que estuvieron juntos, Rogelio descubrió al verdadero Santos Bacana, cómo era su vida en Norteamérica, y pudo leer la gran cantidad de textos escritos por él sobre temas como la nostalgia, los sueños frustrados, la identidad del artista o España. Todo ello quedó registrado en SANTOS, y supuso en el inicio de una nueva etapa para ambos directores, además de convertirse en la primera piedra de Little Spain. La relación con C. Tangana, por otra parte, comenzó durante la grabación de Un Veneno, la génesis del proyecto y de El Madrileño.

Santos explica que, cuando vio el resultado final, le costó asimilarlo porque «es verte constantemente y era difícil abstraerte para sacar una conclusión de la pieza». A pesar de eso, sí que pudo ver algo de realidad que le hizo decir: «Yo no sacaría esto pero me gusta lo que veo». «No era lo que yo hubiera hecho, pero está mejor que lo que yo hubiese hecho», añade.

Por su parte, C. Tangana confiesa que ha sido un proceso largo hasta llegar a la obra definitiva porque pensaban que era una buena forma de entender el origen de Little Spain: «La idea del proyecto estaba en la cabeza de Santos en ese momento». Con este cortometraje, el grupo retoma el espíritu que tenían al principio y presentan una obra «con un sentido final coherente».

El cortometraje estuvo disponible durante un tiempo en la plataforma online Vimeo, pero Rogelio apostilla que el resultado final no tiene nada que ver con aquello porque ha cogido una mayor profesionalidad: «Era algo más furtivo, vinculado a un público muy concreto. Ahora que hemos podido trabajar en ello, se ve que está mucho más compacto y tiene una perspectiva que condensa un momento concreto de nuestras vidas».

Hablan de que, a raíz de lo que ha pasado con El Madrileño, han surgido oportunidades que antes no tenían: «Estamos tratando de corresponder a esas ofertas con unas ideas a la altura de lo que hemos proyectado. Estamos en el momento de parar, reflexionar sobre el proyecto y encontrar nuestra voz». Parecen tener claro que el cine puede ser el objetivo final, pero antes quieren entender cómo funciona la industria cinematográfica y decidir «con quién y cómo lo hacemos».

En ese sentido, el proyecto del disco les ha servido para esclarecer las ideas: «El Madrileño nos ha servido para saber hacia dónde íbamos. Hemos hecho una recopilación que nos sirve como porfolio para que la gente sepa el trabajo que hacemos». C. Tangana argumenta que el hecho de que la gente no sepa definir a Little Spain «explica muy bien lo que hacemos» y cataloga el proyecto como «un artista con muchas cabezas».

Sobre la posible pérdida de libertad, declaran que ahora existe cierta rigidez por el volumen que han adquirido. «Provoca que estemos todo el rato luchando en favor de la inocencia y la espontaneidad», explica C. Tangana. Ahora les cuesta más empezar proyectos porque no es solo «grabar y ya veremos»: «Crear se ha vuelto un proceso más complejo. Todo ha cambiado en ese sentido».

Las directrices y objetivos parecen esclarecerse a medida que va pasando el tiempo, pero C. Tangana habla directo: «Siempre hemos tenido claro que no nos vamos a cerrar puertas».

Compartir el artículo

stats