Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómic

Desde la isla

La lista de creadores de comics en las Balears sigue aumentando mientras los veteranos demuestran su capacidad para renovarse con nuevas y estimulantes propuestas. De hecho, la pasada semana dedicamos la portada a uno de los libros que hoy volvemos a citar

Desde la isla

Seguí dista mucho de ser una vieja gloria pero tampoco es un recién llegado. Los mejores momentos de su ya larga trayectoria coinciden con sus colaboraciones con Cava y Beltrán, dos guionistas muy diferentes con los que facturó productos adultos que le aseguraron cierta proyección internacional. Ahora ha llegado ya a la tercera entrega de sus adaptaciones de Vázquez Montalbán. Este tercer Carvalho nos trae más de lo mismo, con algunas interesantes novedades. Ya saben que no soy un fan del protagonista, ese quema-libros machista y rojeras, la versión comunista de un Torrente con pretensiones intelectuales. Pese a mi distancia respecto al personaje creo que este tercer episodio supera a los anteriores. Todos los actores siguen hablando mucho y mantiene esa densidad propia de la serie negra más clásica. Creo que alguna secuencia se la podían haber ahorrado. Pero también que el equilibrio entre la descripción de un paisaje social y la narración de los hechos está conseguido. Se nos pasea por un entorno cambiante y cargado de secundarios interesantes y al tiempo se consigue que la investigación, el trabajo del detective, sea creíble y hasta intrigante. Seguí nos ofrece su mejor versión, empezando por el color, raro y diferente, en un momento en que pensábamos que ya lo habíamos visto tono en ese terreno. Él encuentra sus propias gamas y las reparte con insolencia ayudando mucho al establecimiento de las diferentes atmósferas. Luego están sus recursos narrativos, con la aparición de esas viñetas donde los personajes se repiten mientras recorren el fondo, o la splash en la que Carvalho pasea por el barrio y lo fragmenta en pequeños círculos, o las dos que la siguen, con esos excelentes y descriptivos generales. En general es un producto muy bien hecho y que cuento entre lo mejor del año pasado.

Desde la isla

Desde la isla

Miquel Jaume firma Germanies, como autor total de guión y dibujo. Tampoco es un desconocido aunque sus tareas como profesor no le dejan mucho tiempo para dedicarse a los cómics, una de sus pasiones. Hace años presentó un volumen donde reflejaba su amor por los viejos tebeos de terror tipo Creepy, pero adaptado a geografías más cercanas. Terror Talaiótico tenía unas atmósferas a lo Lovecraft en Alaior muy interesantes. Ahora, muchos años después, vuelve con otra propuesta donde retrocede en la historia para hablarnos de revueltas rurales, la part forana contra ciutat, unos episodios medievales sin duda apasionantes. Pero no de la forma en que él lo explica. No es que esperara «Juego de tronos» pero sí un planteamiento más narrativo. El problema no es de dibujo, más que correcto, pero sí de ritmo y de información. En resumen, carece de lo primero y abusa de lo segundo. Todas las viñetas se presentan cargadas de textos, tanto en cartuchos como en bocadillos y la mayoría contienen angulaciones laterales. Todo es intenso e importante. Abundan las matanzas y los conflictos nunca se solucionan. ¿Resultado? Que es un rollo. No dudo del rigor histórico de la propuesta pero sí de su valor dramático, que es escaso. Me zambullí en el tomo esperando recibir información sobre unos sucesos históricos que desconozco, pero al terminar me he quedado igual. Hastiado de traiciones y felonías y momentos álgidos. Todo lo que se cuenta será muy importante pero le ha faltado espacio para desarrollarlo bien.

HERNÁN MIGOYA Y BARTOLOMÉ SEGUÍ. Carvalho. Los mares del sur. Norma editorial, 84 páginas, 19,5 €.

HERNÁN MIGOYA Y BARTOLOMÉ SEGUÍ. Carvalho. Los mares del sur. Norma editorial, 84 páginas, 19,5 €.

Dejo para el final a la novísima Loreto Aroca, una prometedora autora que da sus primeros pasos en el medio con Planeta. Está a punto de terminar una colaboración con Los Humanoides y tiene otros interesantes proyectos en cartera. Ha llegado para quedarse. La bibliotecaria de Auschwitz es la típica obra de encargo. La editorial lanza una novela que tiene éxito y deciden convertirla en novela gráfica para así alcanzar a otros lectores. Para ello fichan a un guionista, que ya había firmado El fotógrafo de Mauthausen, y a una dibujante novata pero eficaz.

SALVA RUBIO Y LORETO AROCA. La bibliotecaria de Auschwitz. Planeta Comic, 136 páginas, 20 €.

SALVA RUBIO Y LORETO AROCA. La bibliotecaria de Auschwitz. Planeta Comic, 136 páginas, 20 €.

El resultado es un producto correcto y sin pretensiones, que trata con el debido respeto el delicado asunto de los campos y que se dirige a un público juvenil, evitando situaciones demasiado tortuosas y con un dibujo agradable y algo cartoon. La superviviente que protagoniza la historia es un personaje real y que sigue viva en la actualidad. Se enumeran los sucesos más importantes acaecidos en el campo pero sin conseguir del todo que nos interesemos por ellos. En este caso creo que el dibujo supera al guión, y nos permite asomarnos a los primeros pasos de una artista muy capacitada, centrada en las actuaciones de los personajes y que reduce su entintado y color a lo esencial para la narración, sin distracciones. Permaneceré muy atento a sus futuros trabajos porque creo que va a ser una de las grandes.

MIQUEL JAUME. Germanies. Disset Edició, 56 páginas, 17 €.

MIQUEL JAUME. Germanies. Disset Edició, 56 páginas, 17 €.

Compartir el artículo

stats